Ende odiaba la Historia Interminable

Michael Ende odiaba la Historia Interminable (la película de 1984)

Michael Ende, autor de la Historia Interminable, definía literalmente así la adaptación cinematográfica de 1984:

“Una película repulsiva. Lo que hay de Fantasia apenas supera el nivel de un club nocturno del montón. Al interior de la Torre de Marfil solo le falta la bola de espejitos en el techo y un grupo de go-gós”.

Michael Ende, autor de la Historia Interminable, definía literalmente así la adaptación cinematográfica de 1984:

“Una película repulsiva. Lo que hay de Fantasia apenas supera el nivel de un club nocturno del montón. Al interior de la Torre de Marfil solo le falta la bola de espejitos en el techo y un grupo de go-gós”.

Seguro que si la viste de niño te pasa como a mí, y guardas un buen recuerdo de ella. Es uno de los símbolos de los 80, y la banda sonora de Limahl, todo un himno. Pero, ¿por qué el autor odiaba entonces la adaptación? ¿Es tan mala?

En el post de hoy vamos a analizar por qué Ende odiaba la película de la Historia Interminable. Pero primero, hablaremos de su biografía, analizando sus principales obras, sus influencias y sus intenciones. Después, hablaremos del libro de la Historia Interminable, profundizando en su significado, en su profundidad filosófica y en sus intenciones. Pasaremos después a la adaptación cinematográfica del 84, y ya teniendo contexto explicaremos las principales diferencias con el libro y por qué Ende la odiaba y se sentía traicionado. Finalmente, comentaremos el resto de las películas y las intenciones recientes de retomar una película más fiel al libro.

Ende odiaba la Historia Interminable

Michael Ende

Michael Ende, nació en Alemania el 12 de noviembre de 1929. Fue un prolífico escritor cuya imaginación y creatividad lo llevaron a convertirse en uno de los autores más queridos del género fantástico. Su vida y obra están marcadas por una profunda pasión por la literatura y una búsqueda constante de la magia en el mundo que lo rodeaba.

Ende creció en un entorno familiar ligado al mundo de las artes y la literatura, lo que influyó profundamente en su desarrollo como escritor. Después de estudiar teatro y filosofía, Ende comenzó su carrera como escritor y traductor, antes de ganar reconocimiento internacional con obras como “Jim Botón y Lucas el maquinista” o “Momo”. Sin embargo, fue su obra más famosa, “La Historia Interminable”, la que lo consagró como uno de los grandes maestros de la fantasía.

Aunque a menudo se le clasifica como escritor para niños, Ende aspiraba a llegar a una audiencia de todas las edades, abordando temas culturales y transmitiendo sabiduría espiritual de manera accesible.

Ende odiaba la Historia Interminable

Inspirado por la antroposofía de Rudolf Steiner, Ende exploraba en sus escritos la importancia de la imaginación y la creatividad frente a la creciente influencia de la tecnología, llamando a mantener viva la llama de la fantasía en un mundo cada vez más racional y tecnológico.

El estilo literario de Michael Ende se distingue por su combinación única de realidad y fantasía, donde invita a los lectores a explorar mundos imaginarios que reflejan las complejidades de la sociedad moderna. Estaba profundamente influenciado por una variedad de fuentes, que van desde la mitología y la filosofía hasta la literatura infantil y la naturaleza misma, pasando por su fascinación por Japón.

Al escribir “La Historia Interminable”, Ende tenía la intención de crear más que una simple obra de fantasía; quería ofrecer una reflexión profunda sobre la naturaleza de la imaginación y el papel del lector en la creación de historias. La novela es una exploración de la importancia de la fantasía en la vida de las personas y una invitación a los lectores a participar activamente en la construcción del mundo de Fantasia junto con el protagonista, Bastian. Ende buscaba estimular la imaginación y fomentar la creatividad.

Ende odiaba la Historia Interminable

“La Historia Interminable”

Antes de empezar a hablar del libro, dejemos las cosas claras. Me encantaba de pequeño: es el libro que mi padre me leía por las noches antes de dormir y recuerdo pasajes enteros de memoria, unidos ya irreversiblemente a la entonación que mi padre utilizaba.

Lo disfruté también de adolescente, donde descubrí nuevos significados, y cuando lo releí más mayor entendí la gran genialidad que es y la profundidad de sus intenciones.

Entre las novelas de fantasía, seguramente sea mi favorita junto con el Señor de los Anillos. Y como me ocurre con la obra de Tolkien, he perdido hace muchos años la cuenta del número de veces que me las he releído. Lo único que verdaderamente no me gusta de ellas es no poder leerlas de nuevo por primera vez.

“La Historia Interminable” de Michael Ende es una obra maestra de la literatura fantástica que cautiva a lectores de todas las edades con su imaginación desbordante y su profunda exploración de temas universales.

Sigue la historia de Bastian Balthazar Bux, un joven solitario y soñador que se sumerge en el mundo de Fantasía a través de un libro mágico que encuentra en la librería de Karl Konrad Koreander. Este libro cuenta la historia de Fantasia. Sí, es Fantasia, no Fantasía, por mucho que Youtube no deje de corregirme el nombre y me impida ponerlo sin acento.

En fin, Fantasia es un reino mágico que está siendo consumido por una fuerza oscura llamada “La Nada”. El joven guerrero Atreyu es enviado en una misión para salvar a la Emperatriz Infantil, la gobernante de Fantasía, y detener el avance de La Nada.

A lo largo de su viaje, Atreyu se encuentra con diversos personajes y desafíos, enfrentándose a sus propios miedos y dudas mientras lucha por cumplir su misión. Mientras tanto, Bastian descubre que tiene un papel crucial en la historia de Fantasía y se ve envuelto en la narrativa de una manera inesperada. A medida que avanza la historia, los límites entre la realidad y la fantasía comienzan a desdibujarse, y Bastian se enfrenta a la difícil tarea de encontrar su propio camino y enfrentar las consecuencias de sus acciones.

“La Historia Interminable” es mucho más que una simple aventura fantástica; es una exploración profunda de temas como la imaginación, la identidad, el poder de las historias y el proceso creativo.

Ende utiliza la narrativa como una herramienta para reflexionar sobre la importancia de la fantasía en la vida de las personas y para invitar al lector a participar activamente en la creación de la historia. La novela desafía las convenciones narrativas tradicionales al romper la cuarta pared y hacer que el lector sea parte integral del mundo de Fantasía.

Ende se inspiró en una variedad de fuentes para crear el mundo de Fantasía, incluidas las tradiciones literarias y culturales de diferentes épocas y regiones. Se pueden encontrar influencias de la mitología, los cuentos de hadas, la literatura clásica y la filosofía en la construcción del mundo y los personajes de la novela.

Ende también se basó en sus propias experiencias y observaciones de la vida cotidiana para dar vida a Fantasía y hacer que se sienta vibrante y auténtica. La riqueza y la profundidad del mundo de Fantasía reflejan la pasión y la creatividad de su creador, así como su profundo amor por la magia y la imaginación.

Ende odiaba la Historia Interminable

La filosofía en “La Historia Interminable”

La obra “La Historia Interminable” de Michael Ende va más allá de ser simplemente una narración fantástica; es una exploración profunda de temas filosóficos que invitan al lector a reflexionar sobre la naturaleza de la imaginación, la realidad y el poder de las historias. Desde la naturaleza del tiempo y el espacio hasta la identidad y la existencia misma, Ende utiliza la narrativa como un medio para explorar conceptos abstractos y cuestionar las percepciones tradicionales de la realidad.

Uno de los temas filosóficos más prominentes en la novela es la naturaleza de la realidad y la imaginación. Ende sugiere que la imaginación no es simplemente una forma de escapismo, sino una fuerza poderosa que puede transformar la realidad misma.

A través de los personajes de Bastian y Atreyu, la novela explora cómo nuestras percepciones y creencias influyen en nuestra experiencia del mundo y cómo el acto de imaginar puede alterar la realidad de maneras inesperadas.

Aparece así reflejada la influencia de pensadores de la ilustración, como Kant. La Ilustración no se trata únicamente del poder de la razón, sino también de comprender los límites de esta y su interacción con otros aspectos humanos, como la creencia religiosa, la emoción, la imaginación, el estudio científico y la observación sensorial.

A lo largo de la historia, se destaca la importancia de equilibrar la razón con la imaginación, ya que Ende nos presenta cómo el protagonista, Bastian, se sumerge en un mundo de fantasía donde tiene el poder de crear y moldear la realidad a su antojo. Sin embargo, este ejercicio desmedido de la imaginación sin un adecuado autoconocimiento y amor propio lleva a Bastian por un oscuro camino hacia la megalomanía y la pérdida de identidad.

El lema asociado con el Auryn es “Haz lo que quieras”, que se inscribe en el amuleto. Este lema tiene un significado profundo en el contexto de la historia. Para Bastian, “Haz lo que quieras” inicialmente representa la libertad para cumplir todos sus deseos y fantasías, ya que el Auryn tiene el poder de hacer realidad cualquier deseo de su portador. Sin embargo, a medida que avanza la historia, Bastian descubre que este lema también implica una gran responsabilidad y consecuencias, ya que cada deseo realizado con el Auryn tiene un precio y puede afectar su identidad y el mundo que lo rodea.

El viaje de Bastian por Fantasia y su posterior encuentro con los Antiguos Emperadores ilustra de manera vívida los peligros de una relación desequilibrada entre la imaginación y la realidad. Aquellos que se sumergen en la fantasía sin un anclaje en la realidad corren el riesgo de perderse en delirios de grandeza, mientras que aquellos que se aferran demasiado a la realidad sin dejar espacio para la imaginación pueden volverse autoritarios y estancados en su propia limitación.

En última instancia, “La Historia Interminable” nos recuerda la importancia de encontrar un equilibrio entre la imaginación y la razón, así como cultivar un amor verdadero y adecuado por uno mismo. Solo a través de este equilibrio y aceptación de nuestra verdadera identidad podemos evitar caer en los peligros del autoritarismo y encontrar la paz en un mundo cada vez más complejo y cambiante.

Frente al concepto del yo, se erige la noción de “la nada”. Esta narrativa se fundamenta en ello. Al igual que en las diversas filosofías antiguas y las ideas de destacados autores como Hegel, Kant, Heidegger y el existencialismo de Sartre, se explora el concepto del ser y el no ser, así como las implicaciones de negarse a uno mismo. “La nada” se presenta como el polo opuesto al verdadero yo, una metáfora del nihilismo. Encarnada en personajes como Morla, esta fuerza representa la desesperación que consume a aquellos que no solo pierden sus esperanzas y sueños, sino también su sentido de identidad y propósito.

El gran mensaje de la historia es la importancia de ser quien quieres ser y hacer lo que más te gusta, enfrentando miedos y encontrando tu verdadero yo. Un mensaje escrito cerca de los 80 y que está de rabiosa vigencia aún.

Ende odiaba la Historia Interminable

La adaptación al cine de “La Historia Interminable”

Antes de hablar de la adaptación de 1984, creo que es justo que haga el mismo disclaimer que con el libro. De pequeño me encantaba esta película, y la veía de forma compulsiva, como sólo los niños hacen, como hice con 101 dálmatas o con Súper Ratón y como sólo he hecho después con Matrix.

Me sabía diálogos de memoria, y me los sigo sabiendo, y me genera una gran nostalgia verla. Me recuerda a ser niño, a hacer bromas con mi padre. A Galicia.

Lamentablemente, cuando la volví a ver no ya de mayor, sino de adolescente, sólo quedaba nostalgia. Destroza toda la esencia del mensaje del Ende y sinceramente, entiendo el desencanto del autor.

Dijo Ende, literalmente, respecto a los productores de la película: “Les deseo que los agarre la peste. Me engañaron de mala manera, y lo que hicieron conmigo humanamente es una canallada es una traición artística. Si estuviese en mis manos, yo hundiría esa película en el Vesubio”. “No entendieron nada en absoluto, solo querían hacer dinero”. Y exigió retirar su nombre de los créditos.

A ver, la adaptación al cine de “La Historia Interminable” es un hito en el género fantástico, pero su ejecución es, en el mejor de los casos, mejorable. Desde el inicio no estuvo exenta de críticas y controversias.

En primer lugar, Ende estaba entusiasmado con llevar al cine su obra. Sin embargo, los problemas comenzaron cuando el proyecto inicial, de una pequeña productora fue traspasado a Neue Constantin, convirtiéndose en una superproducción.

La producción de “La Historia Interminable” fue una empresa ambiciosa que enfrentó numerosos desafíos. Con un presupuesto significativo, el director Wolfgang Petersen se embarcó en su primera incursión en el cine de habla inglesa. Si bien el elenco fue talentoso y la cinematografía impresionante, la película sufrió de problemas técnicos y logísticos durante el rodaje, lo que afectó su calidad final. Además, hubo tensiones continuas entre el equipo creativo y Michael Ende debido a las diferencias en la interpretación de la historia y los personajes.

Por Ende pasó el resto de su vida intentando acabar con ella, a través de batallas legales sin consecuencias. También realizó numerosas conferencias y entrevistas tratanto de desprestigiarla.

La película se enfoca más en la aventura de Atreyu, relegando el desarrollo del personaje de Bastian y su viaje personal a un segundo plano. Deja de lado, por tanto, la parte más oscura y profunda en la que Bastian entra en el libro para salvar Fantasia y va perdiendo gradualmente su identidad.

A pesar de que originalmente autor y guionistas debían trabajar juntos, las discrepancias llevaron a que Petersen escribiera la versión final sin la colaboración de Ende, quien ni siquiera vio el guion completo hasta días antes del estreno.

La película, a pesar de contar con un elevado presupuesto para la época, unos 25 millones de dólares, no captura la esencia ni la riqueza imaginativa de Fantasia.

Algunos aspectos se tratan incluso con prisa, como el camino hacia el Oráculo del Sur, que en todo momento se señala que cuenta con tres pruebas, pero la película sólo incluye dos y mal explicadas.  

Lo peor, en todo caso, es omitir el sacrificio de Bastian para reconstruir Fantasía, traicionando por completo el mensaje central del libro. Lo dice el propio Ende, la esencia misma del libro radica en la idea de que Fantasía renace gracias al impulso creativo de Bastian.

A pesar de su éxito en taquilla, recaudando más de 100 millones de dólares en todo el mundo, de los que Ende sólo vería unos 50 mil por los derechos del libro.

Si bien muchos elogiaron sus efectos visuales y su capacidad para transportar a los espectadores a Fantasia, hubo quienes criticaron su falta de fidelidad a la obra original y su simplificación de temas complejos.

En todo caso, el tiempo no ha pasado bien por ella, más allá, insisto, de la nostalgia y de la evocación de la niñez y la fantasía.

Ende odiaba la Historia Interminable

Otras películas de “La Historia Interminable”

Lo peor estaba por llegar para el pobre de Ende, que tuvo que asistir a ver la popularidad de “La Historia Interminable” y las terribles secuelas cinematográficas.

La primera, es la de 1990. Fui al cine a verla con mi padre y ya entonces, siendo un niño, me pareció horrible. No hay por dónde pillarla y a esta ya no la salva ni la nostalgia. No se repiten los actores principales, los efectos son terribles, el guión espantoso… en fin, no soy crítico de cine ni lo pretendo, pero no pasa el filtro ni de película de relleno.

Una oportunidad perdida para contar la parte oscura de la película que no se cuenta en la anterior a una audiencia que ya había crecido para entenderla.

Aún con todo es mejor que la tercera parte, de 1994, de nuevo con elenco cambiado y que ni se basa en la obra de Ende. Horrible en todos los sentidos.

También está la serie de animación, que sí que la salva la nostalgia, al menos parcialmente. Eso sí, nada que ver con la novela salvo por el ligero parecido de los personajes.

Luego hay otra serie, de acción real, menos conocida, de 13 episodios, pero eso es otra historia y debe ser contada en otra ocasión.

Ende odiaba la Historia Interminable
Ende odiaba la Historia Interminable
Ende odiaba la Historia Interminable
Ende odiaba la Historia Interminable

Posibles adaptaciones no realizadas

A lo largo de los años, se han considerado varios proyectos de adaptación de “La Historia Interminable” que nunca llegaron a materializarse completamente. Uno de los más destacados fue un intento de Warner Bros., The Kennedy/Marshall Company y Appian Way Productions en 2009, que buscaba examinar los detalles más profundos de la novela en lugar de simplemente rehacer la película original. Sin embargo, problemas para asegurar los derechos de la historia eventualmente llevaron a que el proyecto se estancara.

Además, recientemente se ha anunciado un nuevo intento de adaptación cinematográfica de “La Historia Interminable”, con la intención de hacer olvidar la versión de los años ochenta. Este proyecto, que está en desarrollo, pretende explorar los aspectos más profundos y complejos de la novela original, ofreciendo una interpretación fresca y contemporánea de la historia de Fantasía.

Conclusión

En fin, la adaptación cinematográfica de los 80 de “La Historia Interminable”, aunque elogiada por su capacidad para evocar un sentido de maravilla y aventura, también ha sido objeto de críticas por sus desviaciones con respecto a la obra original y sus defectos en la ejecución. Sin embargo, sigue siendo un elemento querido por muchos debido a la nostalgia que evoca.

La obra de Michael Ende, con su rica mezcla de fantasía y filosofía, ha dejado una marca perdurable en la literatura fantástica. Su exploración de temas como la imaginación, la realidad y el poder de la narrativa continúa resonando con los lectores de todas las edades.

En última instancia, “La Historia Interminable” trasciende su condición de simple novela o película para convertirse en un símbolo de la capacidad humana para soñar y crear. A través de sus páginas y sus imágenes en la pantalla, nos recuerda la importancia de mantener viva nuestra imaginación y nunca perder de vista la maravilla que puede encontrarse en el mundo que creamos. En un universo aparentemente interminable de posibilidades, “La Historia Interminable” nos invita a seguir explorando, soñando y creando nuestra propia narrativa sin fin.

Si has llegado hasta aquí y te ha gustado, no te olvides de dejar un like y compartir el post, que es la mejor forma de ayudarme a seguir con el blog. Y deja también un comentario, que es el motivo por el que hago esto: para empezar conversaciones.

Fronteras de Fantasia

www.fronterasdefantasia.com

Difunde y síguenos en redes

Facebook: https://www.facebook.com/fronterasdefantasia/

Instagram: https://www.instagram.com/fronteras_de_fantasia/

Twitter: https://twitter.com/FdF_Blog

Tik-Tok: https://www.tiktok.com/@fronteras.de.fantasia

Invítanos a un cómic (Patreon)

por Atreyu

«Fronteras de Fantasía» es un blog fascinante que te llevará a universos llenos de aventura, misterio y magia. Este espacio se dedica a explorar los límites de la imaginación a través de la ciencia ficción, la fantasía heroica, los cómics, los libros, los juegos de mesa y el rol, sin descartar nada porque Fantasia no tiene fronteras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *