Castillo de Eurodisney

Viajar a Disneyland París: Ten siempre a Itaca en tu mente. Llegar allí es tu destino.

En un post anterior conté nuestra experiencia sobre viajar a Disneyland París y dejé algunas opiniones y consejos respecto al viaje, en concreto cuántos días pienso que son necesarios para disfrutarlo sin prisas o dónde dormir. Además, contamos algunas curiosidades, como que EuroDisney estuvo a punto de ser en Valencia (y, ¿te lo vas a perder? ¡Corre y accede a través de este link!).

Hoy, hablaremos de dónde comer, a qué aeropuerto de París viajar y otros desplazamientos y además, qué hacer si necesitas renovar el DNI o el pasaporte en el aeropuerto. Finalmente, os explicamos qué significa la cláusula “no show”.

Pero antes de nada, aprovecha para dejar un like, suscribirte al blog y compartir en todas tus redes con tus multicuentas. ¡Ahorra tiempo!

Las comidas.

En cuanto a las comidas, no te puedo engañar: comer y beber dentro es relativamente caro. Como mínimo, no es barato. Algunos packs de hotel y entradas las incluyen, así que puede ser interesante ver cómo salen. Pero cuidado, estuve haciendo cuentas con algún plan y no vale mucho la pena.

En general, añade como poco 20 EUR por persona y comida, a base fast food (hamburguesa o pizza) y sin hacer excesos. Ya si reservas alguno de los restaurantes, tipo el de Aladdin, el de Ratatoulle o el de Piratas del Caribe, pues prepara la billetera y la paciencia. Aunque seguro que son grandes experiencias y, al menos en las dos últimas, te conviertes en atrezzo de la atracción, lo que tiene su gracia.

Nosotros lo que hicimos fue ahorrar en esta parte a base de sándwiches (que nos dejaron meter en el parque sin problemas). Pero nos dimos el capricho de cenar un día en uno de los restaurantes del parque, seguramente el más mítico: Auberge De Cendrillon.

A ver, las cartas sobre la mesa: a Disneyland París no se va a ahorrar.

Viajar a Disneyland París, postre en Auberge de Cendrillon

Eso sí: reserva con antelación. Con mucha antelación. Dos meses, por ejemplo. Y si ves que no hay sitio, sigue intentando en la app cada día, suele haber cancelaciones.

Respecto al Auberge De Cendrillon, es una experiencia única. Mi familia considera que fue lo mejor del viaje (no comparto la opinión, para mí fue la montaña rusa de Iron Man, pero eso es otra historia que debe ser contada en otra ocasión).  

Mientras cenas, las princesas de Disney (tres como mínimo, al parecer) y al menos un personaje más, pasan a tu mesa a visitarte y te dedican un buen rato. Hablan con los niños (y con los mayores), firman en los cuadernos y se hacen tantas fotos como quieras con una paciencia terrible.

De hecho, se me ocurrió una idea bastante siniestra (patente en trámite) para un relato corto mientras estaba allí. Empezaría así:

-Señora, no debe tener usted vergüenza- aseguró el maître, mientras hacía un gesto con la mano a uno de los camareros-. Ha pagado el precio, así las princesas están obligadas a hacerse todas las fotos que usted desee.

El tema sería que las princesas reales de los cuentos han sido atrapadas por un villano y las tiene esclavizadas trabajando en ese restaurante. Jaque mate, musas.

En fin, en cuanto a la comida, pues es que no vas allí a comer, ¿no? Por suerte tampoco está mal, aunque obviamente no vale lo que pagas (¡qué es que no vas allí a comer te digo!). Cuando yo fui, 95 EUR el menú de adulto, sin bebida ni café incluido, y 50 EUR el de niños. Si quieres que le canten cumpleaños feliz al niño, prepara otros 35, menos mal que en mi familia nadie cumplía… Y cuidado no respires más del número de veces permitidas, que activan el respirómetro.

Bromas aparte, como dije antes: ahorramos de comer cada día para permitirnos este capricho, que resultó genial.

El punto desagradable, eso sí, fue la cantidad de veces que nos preguntaron si habíamos visto el precio del menú y estábamos de acuerdo con él. Que yo recuerde, una vez en la entrada, otra vez cuando nos dieron la mesa y una última ya sentados.

Que sí, que tengo pinta de pobre porque es que lo soy. Pero por favor, no me lo repita todo el tiempo, que más triste es robar (que es lo que van a hacer ustedes conmigo en esta comida).

¿Cómo hacer el viaje?

Esto parece sencillo. Puedes hacerlo en coche o en tren si te pilla cerca (cosa que, salvo que vivas pegado a la frontera con Francia, no será tu caso). En avión, o usas un buscador de viajes o directamente a través de las compañías que vuelen a París, buscas y comparas. C’est fini. Algunas agencias incluyen el viaje en sus packs, aunque cada vez menos.

Como recomendación, quizá lo mejor sea ir al Charles de Gaulle o a Orly, por temas de comunicación. Y bueno, lo del transporte que comenté en el post anterior. Ahora sí, c‘est fini.

Viajar a Disneyland París, postre en Auberge de Cendrillon

No vayas tan rápido, vaquero. A ver si piensas que llamar al post “Odisea” es porque no encontraba otro título.

En fin, que si me admites un consejo, comprueba toda la documentación antes del vuelo. Pero antes rollo dos meses antes. Porque resulta que con el DNI de un niño caducado, no te permiten embarcar. Bueno, no permiten embarcar al niño, pero ya me entiendes.

No es tan de mal padre que te pase, si lo piensas. Imagina que tienes niños de edades distintas. Los llevas a hacer el DNI a la vez. Te crees que caduca a la vez, ¡pero no!. El del pequeño caduca antes. Tiene sentido: les cambia más la cara. Pero hay que saberlo.

De mal padre sería dejarlo allí a que te espere cuando vuelvas si no te permiten que embarque.

Lo peor es que el Pasaporte caducaba más o menos al mismo tiempo. Así que no había plan B. Y no te imaginas el hare que es arreglar esto en el momento del embarque. Para empezar, hazte a la idea: has perdido al menos dos vuelos: el tuyo y el del niño. Deja por lo menos que el resto de la familia parta, porque si no se duplicará el coste de la cagada.

No esperes ningún tipo de ayuda ni asistencia por parte de nadie, por mucho que lleves de la mano un niño llorando porque no puede viajar a Disney con su familia. Prepárate mentalmente para el entorno hostil que supone un aeropuerto donde todos están en tu contra y no hay nadie que trabaje para ayudarte.

Por pasos, lo primero que hice fue ir al stand de la compañía con la que volaba, que estaba donde se recogen las maletas. Allí pueden ayudarte a cambiar el vuelo, con una penalización. Lamentablemente, en nuestro caso, no había más vuelos hasta dos días después. Inviable, primer set en nuestra contra.

Renovar documentos de identidad en la comisaría del aeropuerto

Lo segundo fue ir a la comisaría a ver si me renov aban el DNI. En el aeropuerto de Barajas, en la T4, está al lado de la farmacia. Lo sé porque es lo único que conseguí que me respondiera el personal al que pregunté: “Está al lado de la Farmacia”. Genial, gracias por su información inservible para alguien que no tiene ni idea de dónde está la farmacia.

Hay algún letrero caótico (recuerda: estás en territorio hostil) que te manda hasta la segunda planta. Para acceder, si estás en la primera planta, debes bajar primero hasta la cero y desde allí subir a la segunda. Cuando llegas a la salida de los taxis, la comisaría queda a mano derecha, al final del todo. Al lado de la farmacia, claro.

Renovar DNI o pasaporte en el aeropuerto

El problema es que en esta comisaría no pueden renovar el DNI. La única opción es renovación de un pasaporte de emergencia (documento provisional de viaje, que no admiten en todos los países a la entrada, por cierto), sólo por motivos justificados (robo, pérdida, deterioro, ausencia de páginas en blanco y si está caducado, que el viaje se justifique por algo muy excepcional o que el vuelo salga ese mismo día. De hecho, mi madre pudo viajar así una vez.

Problemas en mi caso: Pasaporte y DNI estaban caducados, no tenía vuelo para ese día (lo acababa de perder) y, además, para renovar el pasaporte me exigían el consentimiento de todas las personas que ostenten la patria potestad o tutela del menor. Y mi pareja estaba en el vuelo a París. Segundo set en contra.

Siguiente paso: ir a una comisaría de un distrito madrileño donde tras exponer mi caso, fueron muy amables conmigo y me expidieron un DNI en el momento. Súpermajos, pacientes y comprensivos. Después, tuve que comprar un nuevo billete (repitiéndome el mantra de que a Disneyland París no se va a ahorrar) y prou.

Renovar DNI y Pasaporte en el aeropuerto

Cláusula “no show”

¿Crees que la historia acabó? Permíteme que te corrija. Resulta que muchas (la mayoría) de compañías aéreas consideran que si una persona no se presenta en el lugar y tiempo acordados en el viaje de ida sin cancelar o haber modificado la reserva, se le puede aplicar una multa, cargos adicionales o cancelar el viaje de vuelta. Por ejemplo, en el caso de una conocida aerolínea española, no te cancelan el viaje de vuelta pero en sus condiciones de transporte puedes encontrar lo siguiente:

Si has reservado un viaje de ida y vuelta o multi trayecto y en tu billete o reserva se establece una secuencia fija de segmentos o trayectos, cambiar en la práctica el aeropuerto de salida inicial –por ejemplo, si no utilizas el primer trayecto de la reserva realizada- o tratar de usar los trayectos a la inversa de como figuran en tu reserva, tendrá la consideración de “cambio en la reserva/billete”. En estos casos, el o los cupones no utilizados se considerarán usados y pagados; y, cuando proceda, […] podrá aplicar una penalización fija según las condiciones de tarifa originales de tu billete.

Te aseguran la reserva, eso sí, pero también subrayan que tengas en cuenta que:

[…] puede condicionar tu transporte a que hayas abonado previamente la o las penalizaciones correspondientes, y que podremos negarnos a transportarte y cancelar tu reserva si te niegas a hacer el abono de las mismas. Por ello te recomendamos que te persones en la oficina de venta de billetes de […] en el aeropuerto de que se trate con suficiente antelación –esto es, NO MENOS DE 3 HORAS ANTES DE LA HORA PREVISTA DE SALIDA del primer vuelo que pretendas utilizar y ANTES DE FACTURARTE en el vuelo en cuestión.

Así que ¡cuidado! Podría ser que no volvieras de Ítaca.

Pero esta historia en concreto concluye aquí. Habrá más en una tercera parte que estoy preparando, pero que llegará dentro de unos cuantos posts.

Mientras tanto, en Fronteras de Fantasia tenemos que hablar de más cosas: Blue Beetle, Tortugas Ninja, La rueda del tiempo… son próximos estrenos ¡así que se nos acumula el trabajo! Nos vemos el jueves que viene.

¡APOYA NUESTRO TRABAJO!

Comenta y expande las fronteras de Fantasia

Suscríbete

En este link y así estás al día de todo lo que publicamos

¿Quieres un gorro de Mickey Mouse o un disfraz para ir a Eurodisney preparado? (Enlace de afiliados)

¡Diadema de Mickey Mouse!

Aquí una búsqueda de disfraces.

Compra nuestro merchandising (Próximamente)

Visita aquí nuestros modelos de camisetas, sudaderas y tazas. ¡Disponible en breve!

Invítanos a un cómic (Patreon)

Y así puedes proponer temas y te enteras de lo que contamos en el blog antes que nadie.

Pero, sobre todo: ¡Comparte en redes con tus multicuentas!

por Atreyu

«Fronteras de Fantasía» es un blog fascinante que te llevará a universos llenos de aventura, misterio y magia. Este espacio se dedica a explorar los límites de la imaginación a través de la ciencia ficción, la fantasía heroica, los cómics, los libros, los juegos de mesa y el rol, sin descartar nada porque Fantasia no tiene fronteras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *